Un amigo para toda la vida

¡Se dice que el perro es el mejor amigo del hombre, pero en el caso del Bulldog francés esto es del todo cierto!

Muy sensible y receptivo al estado de ánimo de su dueño, ¡siempre está preparado para hacer lo que sea por él!

Aunque la verdad es que soporta muy poco la soledad y para evitar que, durante los momentos del día en los que no estáis, llegue a pasar el tiempo destrozado por la nostalgia, os conviene acostumbrarlo desde cachorro a la posibilidad de que alguna vez no estéis en casa. Comentad dejándolo solo algunos minutos y después, gradualmente, transformad los minutos en horas.